Aprovechamos la pandemia para reivindicar los afectos